TINDERELLA EL SHOPPING DE TINDER.

A partir de investigaciones y testimonios, se ha comprobado que muchas de las mujeres que participan de la app de citas Tinder, tienen una serie de comportamientos que se han agrupado en lo que se denomina Síndrome de Tinderella.

Tinderella hace alusión a a la aplicación de citas Tinder y a Cinderella en inglés o Cenicienta.

Recordemos el muy acotadamente el cuento de Cenicienta quien era muy hermosa y tiene muchos pretendientes. Un noche al salir del baile pierde su zapato y el apuesto príncipe es quien lo encuentra.

Buscando a Cenicienta lo prueba a las chicas del pueblo con el fin de encontrar a la bella Cenicienta.

Solo aquella mujer cuyo pie calce exactamente en el zapato será desposada por el príncipe.

Es así que Tinderella tiene muchos matches, conversa con muchos pretendientes, pero no se decide por ninguno. Tal vez en la fantasía que “alguien mejor pueda llegar”, porque no el príncipe esperado.

¿Entonces muchas de las usuarias de Tinder buscan su príncipe azul?.

Puede que así sea aunque no podemos generalizar. Parecería que habría un ideal de hombre, al cual la mayoría de los usuarios de la app no se ajustan porque seguramente al ser ideal no existe.

La gran oferta en matches masculinos ofrece a las mujeres en Tinder muchas “opciones masculinas” . Esto hace que haya una menor disponibilidad para conocer verdaderamente a la otra persona.

Por ejemplo puede ocurrir que a Antonella en su chat con Nico no le gusto un determinado comentario, (que muchas veces se mal entiende vía chat) pero solo ese comentario hace que Antonella en el mejor de los casos se despida de Nico y en el peor lo bloquee.

Y así pasa al siguiente pretendiente, con quien seguramente vivirá un chat similar.

¿LA BELLEZA DE TINDERELLA es realzada en la app de citas Tinder, por todos aquellos galanes que intentan conocerla?

Así es. Pues Tinderella disfruta los halagos, disfruta de los chat, de esa etapa en que todo es perfecto. Recibe halagos de sus pretendiente y le es difícil o imposible dar un paso siguiente que implica conocerse.

Pero Tinderella evita la cita, el encuentro personal, el cara a cara.

El encuentro personal es para Tinderella salir del encanto, tal vez porque el otro verá sus defectos, lo que le genera ansiedad y miedo.

Si a eso le sumamos que tal vez subió su mejor foto, o una foto retocada, o peor aun fotos que no son actuales, donde tal vez estaba más delgada o más joven.

Esto hace el encuentro personal es aún menos probable pues ya construyo una imagen falsa que decepcionaría a la otra persona (aunque este aspecto no es exclusivo de las mujeres también muchos hombres “engañan con sus fotos” o mejor dicho todos tanto chicas como chicos se engañan a si mismos.

¿QUE SE ESCONDE TRAS EL SÍNDROME DE TINDERELLA?

En la necesidad de recibir halagos de sus contactos, se esconde narcisismo e inseguridad.

Tinderella parecería como que va de compras y elige sus galanes en el shopping de la app de contactos. Y si por casualidad le llegas a conocer en persona tampoco dedica tiempo para conocer a la persona, a crear una relación.

Vivimos en la cultura de lo desechable se desechan las cosas y las personas.

Conocer a alguien implica trabajo y esfuerzo, a partir de allí se construye una relación. Implica también que seamos capaces de ver y aceptar las virtudes de esa persona pero también sus defectos.

Pero es propio este comportamiento de las mujeres? No.

Si bien los hombres están acotados por sus matches, ya que generalmente son muchísimos menos, también ellos entran de shopping a elegir chicas, algunos llenan su ego si les halagan su foto donde muestran su torso musculoso desnudo o su mejor traje.

También ellos les gusta mostrarse, bloquean cuando no les gusta algo o desaparecen tras una cita.

La diferencia que su comportamiento esta condicionado a “tener muchos matches”, lo cual se da en proporciones menores para los hombres.

CONTACTOS PARA “LLENAR” NECESIDADES.

La pregunta que surge cuanta necesidad y pobreza interior estamos teniendo en estos tiempos, donde hay tanta necesidad de “mostrarse”, de recibir halagos solamente con el fin de “alimentar egos” con el único fin de sentirse mejor por un instante.

Claro es, que esta pseudo gratificación no mejora la autoestima. Y ni que hablar cuando no se recibe el esperado halago, la herida narcisista es fatal.

Y ni siquiera reconocemos al otro, de quien recibimos el halago. El otro es visto como un objeto para mi fin, mi necesidad.

Y luego como recompensa en muchos casos, es bloqueado. Pues no me interesa recibir un halago de quien no valoro como persona y como lo voy a valorar, si ni siquiera lo conozco.

Aun así la historia se repite una y otra vez con distintos personajes, pero el resultado, es siempre el mismo.

EL SINDROME.

“En medicina, un síndrome (del griego syndromé, ‘concurso’)​ es un cuadro clínico  o un conjunto sintomático que presenta alguna enfermedad con cierto significado y que por sus propias características posee cierta identidad; es decir, un grupo significativo de síntomas y signos “

Wikipedia

El síndrome de Tinderella estaría caracterizado por:

  • Baja autoestima.
  • Dificultad en las relaciones interpersonales que hace que Tinderella evite las citas.
  • Rasgos de personalidad histriónicos Algunos aspectos Comportamiento seductor, necesidad de aprobación, preocupación por la imagen. Atrae la atención por el aspecto físico.
  • Narcisismo. Algunas características del narcisismo se caracteriza por una necesidad de admiración, sentimiento de ser especial e importante y falta de empatía hacia los demás. Posee fantasías de recibir un trato especial.

Como dijimos anteriormente no es exclusivo de las mujeres aunque en las apps de citas, Tinder en el caso que veníamos exponiendo se visualiza más en el género femenino vinculado a los múltiples matches.

¿LAS APPS DE CITAS SON LA CAUSA DE ESTA FORMA DE VINCULARSE?.

Definitivamente no. Las apps de citas ofrecen una herramienta espectacular para las personas. Tomando en cuenta que podes empezar conocer a otra persona que tal vez nunca la encontrarías en tu vida.

El problema es el uso que las personas hacen de la tecnología en este caso de las apps de citas.

Si de algo es responsable la tecnología es hacer más visible, lo que cada persona tiene en su interior.

Si usas las apps para “mostrar tus fotos” y que te halaguen, solo está hablando de una baja autoestima.

De igual manera si evitas la cita, el encuentro real con un otro, habla de tus miedos y en particular del miedo al rechazo.

Sería saludable que la herramienta sea utilizada de una forma sana y madura con el fin de lograr el encuentro con un otro, conocerse por un tiempo para poder decidir si la quieres o no en tu vida y de que manera.

Cada persona es muy compleja, no es desechable como tu tampoco lo eres.

[Total:3    Promedio:5/5]