Deja de procrastinar YA MISMO utilizando estos 3 principios.

Hola, soy un ex procrastinador que pasó de tener una vida de abandono a ser súper activo. Hoy tengo 4 emprendimientos, desarrollo varios hobbies, cuido mi cuerpo, cultivo mi mente, etc..

Conseguí un cambio de vida radical comprendiendo el motivo de mi “pereza. Y es que en realidad estaba procrastinando. Al entenderlo utilicé 3 simples principios que me convirtieron en alguien muy ejecutivo.

En este articulo voy a enseñarte mi “fórmula mágica” Anti-procrastinación v2.1 (:P). Pero antes ahondemos en la temática y consigamos los ingredientes de la “fórmula”.

¿Qué es procrastinar?

Procrastinar: Diferir, aplazar.

RAE

Procrastinar significar postergar, aplazar, diferir, etc.. Sin embargo se ha popularizado como un término que hace referencia a postergar por desidia.

Sería cuando una tarea te incomoda, la postergas, y en su lugar haces algo que te resulta más cómodo.

Hasta aquí no parece un problema pero cuando procrastinas estas desarrollando un hábito perjudicial. Y es que postergar una tarea displicente o incómoda puede volverse un círculo vicioso que te persigue. Y puede afectar seriamente tu vida si desarrollas la costumbre de no cumplir con tus obligaciones.

Veamos dos ejemplos que ilustren lo problemático del asunto:

  • Una persona con sobre peso decide comenzar el gimnasio y comer bien. Luego de una semana comienza a postergar las idas al gimnasio porque está muy ocupado navegando en Internet. También aplaza su dieta porque no está yendo al gimnasio. Finalmente nunca vuelve al gimnasio porque no es mas que “una pérdida de tiempo”.
  • Otra persona tiene que estudiar para un examen pero prefiere ver Netflix porque la fecha aún está lejos. Y así continúa hasta la noche previa del examen. Finalmente estudia la noche anterior rindiendo mal, o decide no presentarse y darlo en el próximo período.

El problema al procrastinar es que justificamos el abandono de la obligación que teníamos impactando negativamente en nuestra vida.

¿Porqué procrastinamos?.

Somos principalmente seres emocionales y como tales hacemos lo que nos gusta y evitamos lo que no. Seguramente estés familiarizado con el término “zona de confort”. Cuando hablamos de procrastinar la zona de confort es la clave.

Y es que básicamente cuando no estamos habituados a algo intentamos evitarlo porque nos produce estrés. Y nuestra mente siempre intentará evitar el estrés. Es por ello que cuando iniciamos una nueva actividad nos resulta incómoda y abrumadora. Pero al cabo de unas semanas ya estamos habituados, ya no nos molesta.

La clave para entender porque procrastinamos es comprender que nuestro cerebro intenta evitar el estrés a toda costa. Y es que lo hace porque ante una situación desconocida debe trabajar extra para comprenderla y familiarizarse. Cuando esta situación se repite suficientes veces lo guarda en la memoria procedimental. Y la memoria procedimental funciona en piloto automático permitiendo a nuestros sistemas cognitivos descansar.

De esta manera nuestro cerebro ante situaciones conocidas puede descansar, funcionar en piloto automático. En cambio ante situaciones desconocidas trabaja extra para evitar “peligros inminentes”.

Siempre que confrontes situaciones poco habituales tu mente intentará convencerte de que hagas algo que evite el estrés. Y esto es a muy grandes rasgos el porque procrastinamos.

Nuestra mente persuasiva.

Nuestra mente es muy persuasiva. Por ejemplo:

  • Puede hacerte sentir que la tarea que debes realizar es aburrida y comienza a sugerirte que hagas otra que te resulte divertida. Como ver Netflix en lugar de estudiar.
  • Si una situación es divertida en lugar de aburrimiento puede producirte ansiedad y sugerirte otra que te de tranquilidad. Como quedarte en tu casa en lugar de ir a una fiesta.
  • Incluso si algo nuevo te resulta divertido y te motiva puede producirte miedo. Como que te quedes con tus amigos en lugar de ir a hablar con una chica que te gusta.

Analiza cualquiera de esos ejemplos y verás que no existe lógica por la que obres así, sino sensaciones. Y es que procrastinar es algo normal, lo hacemos todos. El problema surge cuando se convierte en un círculo vicioso.

Existen mas factores y es mas complejo. Pero conocer esta base es suficiente para poder atacar el problema.

Como parar de procrastinar.

Mi cambio comenzó al comprender el poder de la constancia. Yo era de adjudicar el triunfo ajeno a la suerte o el talento. Sin embargo estaba justificando mi propia holgazanería. Pero cuando comprendí que la constancia premia comencé a activarme.

Aunque surgió un problema. Cuando intentaba ser constante empezaba a abrumarme y a postergar, ¿te suena familiar?. Intenté obligarme a hacer las cosas y era peor, no había forma.

Sabiendo que era mi mente sintiéndose incómoda necesitaba persuadirla. Al final la solución era bastante obvia. Debía encarar las tareas y situaciones de forma que no me abrumaran.

Así fue como comencé a utilizar 3 antiguos principios para encarar con comodidad los temas estresantes. Y fue mágico, de un día para el otro dejé de procrastinar.

Algo importante que descubrí es la importancia de ser activo. No pararás de procrastinar de por si pero te fomentará la actitud necesaria para dejar de hacerlo. Te voy a contar dos secretos que te ayudarán a activarte (en caso que no seas una persona activa):

  • El primero es el ejercicio físico. Según la ciencia es por las endorfinas que segregas, yo no lo sé, pero si sé que fue clave en mi caso.
  • El segundo es que cuando uno comienza a estar activo estimula esa actitud. Dicho de otro modo, mientras seas activo te mantendrás activo.

Para parar de procrastinar sé activo y utiliza los 3 principios que te explicaré a continuación.

Los 3 principios que utilizarás para dejar de procrastinar.

Para encarar con comodidad cualquier tarea displicente la clave es organizarnos y tener una mentalidad y concentración correctas:

  • Organización: Una mala organización o planificación (o la falta de) suele abrumarnos sin siquiera damos cuenta. El hecho de dar tiempo, lugar y prioridad a las cosas ya hará que nuestra mente esté mas a gusto. Pero si además planificamos y organizamos las propias tareas nuestra mente será feliz. Para organizarnos utilizaremos el método del cuadernillo.
  • Mentalidad: A nuestra mente le encanta el ahora, pequeño y simple pero solemos pensar a futuro, grande y complejo. Por ejemplo al realizar una tarea en lugar de pensar cual es el primer paso para comenzarla solemos pensar en los resultados que habrá al terminarla. Y esto suele hacer que la tarea se vuelva mucho mas tediosa de lo que realmente es. Para adquirir una mentalidad adecuada utilizaremos el método kaizen.
  • Concentración: Nuestro cerebro solo puede prestarle atención a una cosa a la vez. Varios estudios han demostrado que no tenemos capacidad para estar pendientes de varias cosas. Y es indudable que cuando necesitamos realizar una tarea si estamos distraídos por otras la terminaremos postergando. Para concentrarnos utilizaremos la filosofía Ichigyo-zammai.

Esos 3 principios nos permitirán dejar de procrastinar (al menos de forma no saludable) y traerán paz a nuestra vida. Veamos como aplicarlos.

El método del cuadernillo.

Lo que harás será comprar una cuadernola donde llevarás la organización de tus tareas. Tienes prohibido dibujar en él o utilizarlo para otras cosas.

  • Anota la fecha del día y lista las tareas poniendo un “-” al principio de cada una.
  • Una vez realices una tarea le darás un check.
  • Cuando decidas postergar una tarea cambiarás el “-” por un “=>” y agregarás la nueva fecha de realización.
  • Cada día al comenzar te fijarás si tienes tareas pendientes (=>) para esa fecha. En caso de que así sea pondrás un “*” al principio para saber que esa tarea la anotaste nuevamente.
  • Cuando una página de tu cuadernillo ya no tenga tareas pendientes pondrás un * al principio. Así sabrás que ya no hay tareas pendientes en esa página.
Ejemplo organización con cuadernillo.
Explicación con ejemplo del cuadernillo.

Te recomiendo des prioridad a las tareas en base a dos criterios. Primero a aquellas tareas que se realizan en poco tiempo. Segundo a aquellas que te resulten mas incómodas.

La idea al tener tus días organizados es tener orden y paz mental al no estar pendiente de ellas.

El método kaizen.

Cuando nos proponemos a hacer algo solemos motivarnos con los grandes resultados que encontraremos al final. Pero el problema con pensar a largo plazo es que los planes suelen ser complejos. Sin damos cuenta que son los pequeños cambios día a día los que nos brindan ese resultado.

Y es que el resultado final se obtiene por la suma de pequeñas cosas que se hicieron durante todo ese tiempo. Dicho de otro modo, lo que produce el cambio es la constancia del día a día. Y el kaizen es eso, es aprender a centrarnos en pequeño, ahora y simple.

Cada vez que empieces a pensar en resultados futuros a través de métodos complejos detente. En su lugar piensa en cosas sencillas que puedes hacer ahora para realizar o mejorar esa tarea.

O cuando te toque realizar una tarea compleja que te abruma simplifícala. Por ejemplo en mi caso no soy escritor y hacer artículos me “mataba”. Pero hoy en día me organizo y simplifico cada parte.

Primero hago una plantilla del artículo con la cantidad de secciones que quiero que tenga. Luego busco el título y hago un punteo en cada sección para ver si necesito investigar. Y a partir de ahí solo queda desarrollar cada sección de la plantilla con los puntos previos.

Convertí una tarea que para mi era agonizante en algo que me resulta cómodo.

Ir simplificando en pequeñas mini tareas realizables hace que la tarea sea agradable. De hecho en la actualidad invierto 30 minutos por día en mis artículos en lugar de 7hs de corrido.

Filosofía Ichigyo-zammai.

Otra palabra japonesa rara e? pero de contenido interesante. Ichigyo-zammai es el arte de ir haciendo una cosa a la vez.

La filosofía original es un poco mas compleja y difícil de realizar pero tomemos lo que sirve. Simplemente intenta concentrarte en lo que estás haciendo e intenta terminarlo. Y si sientes que es complicado aboga a kaizen y simplificala en pequeñas partes.

Es cierto que hoy en día las interrupciones son comunes. Pero cuando estés realizando una tarea solo piensa en esa tarea. No estés pensando en lo que harás luego, o la semana que viene. Verás lo rápido que las terminas y lo fácil que se te dan. Y si te interrumpen y no es urgente anota lo que te pidieron y continúa con tu tarea.

Una recomendación es que utilices la alarma de tu teléfono celular. Y es que al estar concentrados en algo solemos emplear mas tiempo del que nos damos cuenta. Establece un tiempo límite a esa tarea. Si no la terminas fíjate en tu cuadernillo si aplazarla o continuar con ella.

Otra recomendación es que te aísles para realizar la tarea. Si te es imposible puedes llevarte unos auriculares para escuchar música desde tu celular. Es una forma práctica para aislarnos y concentrarnos.

Esos son los 3 principios que me han permitido ser constante y hasta cierto grado feliz. Se riguroso con ellos y te darán resultados. Verás como organizándote bien y con la mentalidad correcta dejarás de procrastinar enseguida y lograrás llegar donde quieras.

Ve a comprar tu cuadernillo y dale 5 estrellas a este artículo ;P

[Total:2    Promedio:5/5]